Visita nuestro archivo

El test prenatal No invasivo es una prueba llevada a cabo para la detección de ciertas trisomías cromosómicas como el síndrome de Down, Edwards o Patau. Este procedimiento se diferencia notablemente de la amniocentesis o la biopsia de corion, por su No invasividad y la sencillez de su procedimiento.

El síndrome de Down suele aparecer con una frecuencia de 1 en aproximadamente 700 nacimientos, aumentando de forma exponencial  su prevalencia, en los embarazos con edad materna superior a los 35 años. La causa de la enfermedad, se debe a la presencia de una copia extra del cromosoma 21, lo que conduce a una serie de características típicas, como retraso mental o complicaciones en distintos órganos.

Tradicionalmente, el síndrome de Down se ha detectado a través de pruebas invasivas tanto para la madre como para el feto, que podían poner en riesgo la salud de ambos. Ahora, el test prenatal No invasivo desarrollado por Bioarray, permite asignar una estimación del riesgo de que tu bebé padezca síndrome de Down u otras alteraciones cromosómicas como el síndrome de Edwards  o el síndrome de Patau, ambos debido a la existencia de una copia extra del cromosoma 18 y 13, respectivamente.

Este test prenatal No invasivo, tan solo requiere de 5 ml de sangre materna periférica (como cualquier análisis normal). De ella, se separa por un lado lo que es el plasma (fracción de la sangre que no contiene células)  y a través de las técnicas de secuenciación masiva de ADN del feto, se procede a detectar la existencia de dichas anomalías genéticas.

El desarrollo de este procedimiento avanzado fue posible tras descubrir, que en la sangre de la madre existían fracciones de ADN fetal, y de esta forma evitar, la necesidad de recurrir a pruebas invasivas como la amniocentesis o la biopsia de corion, que pudieran conllevar riesgo de infección intrauterina o aborto espontáneo.

El test prenatal no invasivo de Bioarray, está avalado clínicamente en más de 20.000 muestras, posee una sensibilidad del 100% y una especificidad del 99,97% para la detección de la trisomía 21. ¡Y lo más importante! La tasa de falsos positivos se reduce a casi el 0%, con respecto a otras pruebas.

Los requerimientos para llevar a cabo el análisis son pocos. Tan sólo es necesario que se trate de embarazos únicos (no gemelares), y con al menos 12 semanas de gestación confirmada por ecografía. El consentimiento de la prueba debe estar firmado por el médico y la gestante, junto a la muestra de 5-10ml de sangre materna.

Si deseas conocer más información acerca del test prenatal no invasivo, puedes consultar todas tus dudas directamente con el laboratorio, a través del correo electrónico o por teléfono.

 

Montse & Lia. Imagen tomada con licencia Creative Commons de N G.

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)