Visita nuestro archivo

Desde siempre es sabido que el tipo de alimentación puede condicionar la aparición de enfermedad. Ahora, un estudio publicado en la revista JAMA pediatrics revela una posible relación entre la diabetes infantil y la primera comida sólida.

La diabetes mellitus tipo 1, consiste en una enfermedad metabólica de aparición temprana (en niños y jóvenes), que conlleva la destrucción de las células beta del páncreas, que son las encargadas de la síntesis de insulina. De esta forma, la glucosa no puede ser utilizada por las células del cuerpo y se mantiene continuamente en sangre, provocando efectos nocivos.

La diabetes tipo 1 puede ser autoinmune (cuando la destrucción está mediada por anticuerpos) o idiopática (cuando aparece por causas desconocidas).

Por desgracia, la incidencia de la diabetes infantil va aumentando de forma considerable y en especial, entre los niños menores de 5 años.

Un estudio llevado a cabo en Múnich (Alemania) durante los años 1989 y 2003, se dedicó a investigar la relación entre la duración del periodo de lactancia, la fecha de introducción de la comida sólida y la posibilidad de que ésta contuviera gluten (una proteína presente en cereales), con el hecho de que el bebé aumentara su posibilidad de padecer diabetes infantil.

Los resultados mostraron que en aquellos niños procedentes de padres que padecían diabetes tipo I, introducir de forma temprana alimentos ricos en gluten se convertía en un factor de riesgo para padecer la enfermedad.

Y es que, si se le administraba este tipo de alimentación antes de los 3 meses de edad, el riesgo de desarrollar la enfermedad aumentaba hasta 5 veces, frente a los bebés que se alimentaban con otro tipo de dieta.

Ahora, un nuevo estudio coordinado por la Universidad de Colorado (Denver), revela que la edad más segura para introducir alimentos sólidos en los niños con riesgo genético para la diabetes infantil,  se encuentra entre los 4 y 5 meses de edad.

También se observó algo sorprendente y es que, el amamantamiento durante la introducción de nuevos alimentos podía reducir el riesgo de diabetes.

No obstante, estos datos no deben malinterpretados, dando lugar a una idea errónea acerca de que los cereales puedan causar diabetes infantil. Ya que en estos casos se utiliza como indicador de enfermedad la presencia de anticuerpos frente a las células del páncreas, y no el propio desarrollo de diabetes.

Puedes obtener desde aquí la investigación original.

—–

Violet At The Bottle. Imagen con licencia Creative Commons de Joe Shlabotnik

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)