Visita nuestro archivo

La revista BabyCenter ha recopilado una serie de preguntas frecuentes sobre las pruebas de embarazo. Hemos resumido y destacado las que nos parecían más interesantes.

¿Cómo funcionan las pruebas de embarazo caseras?

Las pruebas de embarazo caseras miden la presencia de una hormona propia del embarazo, la gonadotropina coriónica humana (hCG), en la orina de la madre.

¿Qué grado de precisión tienen estas pruebas?

A pesar de lo que diga la publicidad, estas pruebas sólo tienen un índice de fiabilidad del 99%, tal y como afirman en la mayor parte de prospectos, si te haces la prueba a partir de la primera semana de embarazo. De hecho, si la prueba muestra un resultado negativo siempre es recomendable esperar algunos días y repetirla. En cambio es muy poco probable que si la prueba da positivo, el resultado no sea ese.

¿Es posible obtener un resultado falso positivo?

Los falsos positivos son poco comunes, pero pueden ocurrir, por ejemplo, si tuviste un aborto espontáneo o voluntario en las últimas ocho semanas, si has tomado una medicación para aumentar la fertilidad que contiene hCG, o si padeces ciertas condiciones médicas, como un tumor que segrega hCG.

¿Cómo se realiza una prueba de embarazo casera?

Siempre es preferible hacerse la prueba por la mañana, nada más levantarse. Algunas de estas pruebas te indicarán que orines en un recipiente y después, usando un cuentagotas que traen consigo, que coloques una pequeña muestra en la zona reactiva de la prueba. Otras directamente te pedirán que orines sobre un palillo absorbente.

¿En qué difieren las pruebas de embarazo caseras respecto de aquellas efectuadas en los consultorios de los médicos y las comadronas?

Muchas clínicas usan exactamente la misma clase de pruebas de embarazo de orina que se comercializan para uso doméstico. En cualquier caso, para determinar la cantidad exacta de hCG en la mujer, lo mejor es un análisis de sangre.

¿Dónde puedo comprar una prueba de embarazo casera?

Puedes comprar una prueba de embarazo casera, sin necesidad de receta médica, en la mayoría de las farmacias y a través de Internet. El precio puede variar bastante, pero por lo general oscila entre 10 y 20 euros.

Prici y Oscarín. Imagen publicada en Flickr con licencia Creative Commons por Ignatius244

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)