Visita nuestro archivo

Conocer la importancia del ácido fólico en el embarazo, te ayudará a mantener un estado saludable, siendo consciente de una alimentación sana y apropiada.

El ácido fólico es una vitamina conocida bajo el nombre de vitamina B9, que pertenece al grupo de las hidrosolubles (pueden disolverse en agua) al igual que todo el complejo B.

Esta vitamina interviene como protagonista en los procesos de división celular y síntesis de ADN, de ahí la importancia del ácido fólico en el embarazo. Y es que, a lo largo de esta etapa, las células deben mantener un grado de división continuo para el correcto desarrollo del embrión. Así mismo, el ácido fólico es necesario para poder sintetizar la placenta, los glóbulos rojos y proteínas.

Durante muchos años, los médicos han estado investigando cuál podía ser la importancia del ácido fólico en el embarazo, llegando a descubrir que en aquellos casos donde la embarazada presentaba una deficiencia de esta vitamina, el sistema nervioso del feto se desarrollaba con problemas.

 

Problemas asociados a la falta de vitamina B9 en el embarazo

En aquellos embarazos donde el ácido fólico se encontraba deficitario, los riesgos de que el bebé padeciera espina bífida, problemas en el desarrollo cerebral, paladar hendido o enfermedades cardíacas eran superiores a la media.

Además, también se ha vinculado el riesgo de embarazo prematuro o de aborto a la falta de vitamina B9.

 

Requerimientos de ácido fólico en el embarazo

En un individuo normal adulto se aconseja una ingesta de 200 microgramos de ácido fólico. Sin embargo, a partir de la segunda semana de gestación, se deberá incrementar la cantidad en 200 microgramos, quedando finalmente recomendada la ingestión de 400 microgramos de vitamina al día, como mínimo.

Un detalle a tener en cuenta es que, para que el ácido fólico lleve a cabo su acción en el organismo y pase a forma activa, también será necesaria la presencia de vitamina B12.

El ácido fólico está presente en la mayoría de verduras y en la semilla de cereales. En concreto, un alimento muy rico en esta vitamina es la levadura seca de cerveza e incluso la levadura de panadería. Entre los alimentos de origen animal que la contienen destacamos, vísceras como el hígado y productos de origen cárnico.

Y recuerda que mantener una alimentación equilibrada y saludable, ¡es esencial en el embarazo!

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)