Visita nuestro archivo

Las falsas creencias o mitos sobre el embarazo es algo que acompaña a muchas mujeres en su camino durante la maternidad, y que en ocasiones resulta difícil de contrastar frente a la información veraz.

Médicos, foros, páginas web, consejos de familiares, amigas… Todos ellos se implican en el embarazo, emitiendo opiniones que muchas veces se contradicen, confundiendo más a la futura mamá.

Ahora, el libro publicado por Emily Oster la última semana de Agosto ha causado una gran controversia y revuelo, acerca de los posibles mitos sobre el embarazo.

Emily Oster es una profesora de economía de la Universidad de Chicago, que hace 3 años, durante su embarazo, se vio abrumada por la gran cantidad de reglas médicas y la disparidad de consejos, sobre su salud y la del futuro bebé. Sin embargo, ella decidió llevar a cabo un estudio exhaustivo, con el fin de validar si esas “reglas” tenían fundamento real, o no eran más que mitos sobre el embarazo.

Tras realizar una completa revisión, decidió publicar los resultados en un controvertido libro, “EXPECTING BETTER: Why the Conventional Pregnancy Wisdom is Wrong — and What You Really Need to Know” que está causando un gran revuelo entre los profesionales de la salud.

Estas son algunas de las recomendaciones que Emily Oster ofrece a sus lectoras.

 

¿Mitos sobre el embarazo o recomendaciones reales?

  • Mito 1: La cafeína es perjudicial para el embarazo. Falso. Según Emily Oster, no existe evidencia de riesgo de aborto para la ingesta de un par de tazas de café al día (200 mg de cafeína). Por tanto, la exclusión de este estimulante no sería más, que otro de los mitos sobre el embarazo popularmente extendidos.
  • Mito 2: Administrar la epidural prolonga el parto. Verdadero. En este caso, Emily Oster declara que dicha afirmación no es del todo falsa, ya que sus investigaciones ponen de manifiesto un retraso de 15 minutos en aquellas mujeres con parto sin dolor, frente al resto.
  • Mito 3: El tipo de examen prenatal difiere si la mujer es mayor o menor de 35 años. Falso. La decisión de llevar a cabo el examen, debe versar sobre las preferencias y valores de la mujer embarazada y su esposo, que en cuanto a un límite de edad; ya que a los 35 años la probabilidad de que el bebé padezca una alteración cromosómica es aproximadamente igual al riesgo de aborto involuntario en la amniocentesis.
  • Mito 4: Quesos blandos sin pasteurizar son desaconsejables. Verdadero. Los quesos blandos sin pasteurizar deben excluirse de la lista de alimentos para mujeres embarazadas, como una herramienta de prevención para el contagio de la Listeriosis (producida por la bacteria Listeria monocytogenes.  Y es que, alrededor del 20% de los casos de listeriosis en Estados Unidos, durante los últimos 15 años, han sido causadas por la ingesta de quesos blandos sin pasteurizar.
  • Mito 5: Las relaciones sexuales pueden acelerar el parto. Falso. Los datos obtenidos de ensayos clínicos aleatorios no apoyan esta hipótesis. Cuando los médicos animaron a parejas al azar, a tener relaciones sexuales al final del embarazo, las mujeres no alcanzaron el parto con más rapidez que aquellas que no lo practicaron. Se observó que la estimulación del pezón (un par de horas al día) sí podía inducir al parto.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente las de Emily Oster.

IMG_0276. Imagen con licencia Creative Commons tomada de Jorge Mejía Peralta.

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)