Visita nuestro archivo

Conocer todo lo que ocurre en  el embarazo semana a semana, te ayudará a identificar todas las etapas y a vivir intensamente ese momento tan especial en la vida de toda madre.

Durante el período de gestación (que dura una media de 40 semanas), suceden una serie de cambios en el cuerpo de de la madre, para prepararla hasta el momento del parto y durante el desarrollo del bebé. En este artículo te explicamos algunas de las características más importantes del embarazo semana a semana.

Aquí os publicamos un interesante vídeo sobre las primeras 9 semanas de embarazo, vía Johnson’s baby.

 Semana 1

La primera semana de embarazo corresponde a la semana de la última menstruación, y por tanto, con el inicio del ciclo.

 Semana 2

Durante la segunda semana de embarazo,  comienza la etapa de preovulación y termina con la de ovulación, propiamente dicha. En este momento, el ovocito (no se considera óvulo hasta que no es fecundado) se libera del ovario y es captado por las trompas de falopio para que pueda ser transportado hasta el útero.

 Semana 3

En una mujer con  ciclo medio y regular, es alrededor de  la tercera semana cuando suele producirse el momento de la fecundación. Es decir, cuando el ovocito se transforma en ovulo al ser fecundado por el espermatozoide y comienza el desarrollo del cigoto. Puedes conocer más acerca de los procesos que tienen lugar en el momento de la fecundación en nuestro artículo sobre  el desarrollo del embrión.

 Semana 4

Unos pocos días después de la fecundación, el cigoto ha sufrido una serie de divisiones hasta alcanzar el estado de mórula y posteriormente blástula (blastocisto), y  es aquí cuando viaja hasta el útero,  y  se produce la implantación del embrión en el útero de la madre.

En primer lugar, sucede una fase previa de preimplantación, en la que el endometrio (tejido que recubre por dentro el útero) se prepara para albergar al óvulo fecundando, aumentando su grosor y emitiendo una serie de pequeños salientes que servirán para atraerlo y permitir su posterior fijación. Este proceso es posible gracias a las hormonas, en concreto, los estrógenos y la progesterona.

Posteriormente, el blastocisto podrá ser implantado adheriéndose entre  las células del endometrio, gracias a la expresión de una serie de moléculas de adhesión e invasión (conlleva la ruptura de la mucosa epitelial el útero), que permiten conectar al embrión al sistema circulatorio de la madre.

Es tras el momento de la implantación, cuando ya comienza a hablarse de embrión.

 

Semana 5

En aquellas mujeres que presentan ciclos regulares, es en la semana 5 cuando se realizan los primeros test de embarazo, al producirse un retraso en la menstruación.

La mujer puede comenzar a experimentar una serie de síntomas relacionados con el embarazo, como hinchazón en los senos, mayor cansancio…

A partir de este momento comenzarán a diferenciarse las capas germinales: el ectodermo, mesodermo y endodermo, que darán lugar a los distintos órganos del embrión.

De esta forma, gracias al desarrollo de pequeños vasos sanguíneos en éste, se establecerá el sistema de circulación feto-placentaria, que permitirá el transporte de nutrientes  y oxígeno, al ser en crecimiento. Así mismo, se comenzará a formar un pequeño corazón y el tubo neural que dará lugar al sistema nervioso del embrión.

En esta etapa, el ácido fólico será muy importante para evitar posibles complicaciones en el desarrollo, como la espina bífida.

 

 

 

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)