Visita nuestro archivo

¡Disfrutar del embarazo en vacaciones es posible! Es este artículo os ofrecemos una serie de consejos,  para que podáis ¡aprovechar este verano al máximo posible y compartirlo con vuestros seres queridos!

Durante el periodo de gestación, el estado fisiológico de la mujer sufre cambios. Sin embargo, el embarazo no debe suponer una limitación de las vacaciones, sino que éstas deberán adecuarse a la situación de la embarazada.

 

¡10 consejos para disfrutar del embarazo en vacaciones!

  • Evita exponerte al sol durante el mediodía, cuando las temperaturas son máximas y la sombra es mínima. Las altas temperaturas favorecen la vasodilatación y la aparición de cefaleas (conocidas popularmente como dolor de cabeza). Mantenerte a la sombra y utilizar un sombrero, una pamela o una sencilla gorra, pueden serte de gran ayuda.
  • Si piensas disfrutar de un día en la playa, en la montaña o en la piscina, recuerda llevar siempre contigo una botella con bebida. Durante el embarazo puedes sentirte más fatigada y sufrir mareos. Evita esto, manteniéndote siempre hidratada.
  • ¡El protector solar es crucial! A causa de los cambios hormonales, es habitual la aparición de pequeñas manchas alrededor de la boca y la nariz, que pueden envejecer el rostro. Si piensas darte un baño, utiliza un protector resistente al agua, y aplícate posteriormente una crema hidratante.
  • El agua de mar, gracias a su alto contenido en sales, actúa como agente desinflamatorio, aumentando el drenaje linfático y disminuyendo la sensación de pesadez.
  • El agua fresa de un baño a primera hora de la mañana es el mejor revitalizante y vasoconstrictor natural, mejorando la circulación sanguínea, en especial para refrescar tus piernas.
  • Si decides viajar en automóvil recuerda realizar descansos periódicos, para beber, reposar y relajarte. Recuerda que la fatiga, es la principal causa de los accidentes de verano.
  • Durante el embarazo en vacaciones, muchas mujeres se preguntan si el baño puede resultar perjudicial para el feto, por la entrada de microorganismos desde el agua. Sin embargo, esto no es más que un mito, ya que el útero se encuentra protegido del exterior a través de un tapón mucoso.
  • Evita mantenerte tiempo con el bañador mojado.  Temperaturas cálidas y ambientes húmedos, favorecen la proliferación de los microorganismo.
  • En cuanto a la alimentación, decántate por las ensaladas y las frutas de verano, que además de proporcionarte vitaminas esenciales para el feto, te servirán de refresco y agente hidratante.
  • Durante el segundo y tercer trimestre, pueden ser frecuentes la aparición de calambres musculares en la embarazada. Por ello, evita nadar en zonas donde la profundidad sea alta y te impida “hacer pie”.

Y vosotras, ¿conocéis algún consejo más para disfrutar del embarazo en vacaciones? ;)

 

Summer amd Greig. Imagen con licencia Creative commons de Judith Klein

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)