Visita nuestro archivo

No descuides tu cuerpo en esa etapa tan especial para ti, y ¡disfruta del ejercicio en el embarazo! ¡Enseguida notarás los beneficios!

Durante la etapa de gestación, la mujer experimenta una serie de cambios a nivel físico y metabólico, que condicionan su estado de salud frente al ejercicio. En un embarazo normal, es importante practicar un mínimo de actividad deportiva, siempre que ésta no resulte agresiva y pueda conllevar un riesgo para el bebé.

El aumento de peso, un alto consumo de oxígeno y energía, una mayor laxitud en articulaciones y tendones, así como modificaciones hemodinámicas (aumento del latido cardíaco, volumen sistólico e incremento en el volumen sanguíneo total) son algunos de los cambios experimentados por la mujer durante el periodo de gestación que pueden dificultar la práctica de ejercicio en el embarazo.

Muchas gestantes pueden preocuparse al sentir una pérdida de estabilidad y equilibrio al moverse. Esto es debido al aumento de volumen abdominal y mamario, por lo que es un cambio completamente normal y en ningún momento debería servir como excusa para prescindir del ejercicio.

 

Beneficios del ejercicio en el embarazo

Practicar ejercicio aeróbico de forma regular y continua permite que la embarazada mantenga un estado de salud óptimo y no solo durante el periodo de gestación, sino mejorando en gran medida, la recuperación tras el parto.

Los diversos estudios que han abordado este tema han puesto de manifiesto que el ejercicio físico en el embarazo, mejora notablemente la función cardiovascular (disminuyendo los problemas de retorno venoso), aporta a la mujer una mayor estabilidad emocional al repercutir indirectamente sobre la regulación hormonal, disminuye el aumento de peso y el depósito de grasa durante el embarazo, y mejora la recuperación postparto, en especial, gracias al mantenimiento del suelo pélvico y del músculo uterino.

 

¿Qué tipo de ejercicio puedo practicar en el embarazo?

Cada mujer deberá escoger el tipo de actividad que más le guste y mejores sensaciones le transmita sin poner en riesgo al bebé. No obstante en aquellas embarazadas que presentan antecedentes de parto prematuro, es aconsejable reducir la intensidad del ejercicio a partir del quinto mes.

La natación y el yoga son algunas de las actividades preferidas por las embarazadas, ya que además de ejercitar su cuerpo, les permite alcanzar un mayor control sobre la respiración, aumentando la relajación.

Durante el ejercicio será muy importante beber a intervalos regulares evitando la deshidratación. Evita practicar actividades deportivas en momentos de altas temperaturas y sol, ya que los riesgos de insolación son mayores.

Para muchas mujeres, bailes como la danza del vientre son una alternativa ideal para el embarazo. Este tipo de danza está enfocada a tonificar el suelo pélvico, el abdomen y los músculos uterinos. Y además de mantenerte en forma, te ayudará a sentirte sensual y femenina.

Y tú, ¿qué ejercicio prefieres? :D

 

Minhas meninas. Imagen con licencia Creative Commons de Fábio Goveia

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)