Visita nuestro archivo

Gracias al avance de la medicina y la tecnología, hoy día podemos escoger entre los diferentes tipos de parto el que mejor se adapte a nosotras, ¡algo impensable para nuestras abuelas!

El parto es uno de los momentos más especiales para la madre, ya que le permite conectar con su hijo de una forma íntima y personal. Por ello, te invitamos a  mantenerte informada para escoger con libertad el tipo de parto que desees. Mantener un parto y embarazo libre de peligros, te aportará la tranquilidad que te mereces.

 

  • Parto natural en casa: En este tipo de parto, la matrona se encargará de atender a la futura madre y estarán ausentes los analgésicos, la oxitocina, y la anestesia. En caso de cualquier inconveniente, se recurriría al centro hospitalario más cercano. En el parto natural, la madre se mantiene en un ambiente más relajado e íntimo, pudiendo incluso escoger la postura del parto.  Aprender a dominar técnicas de respiración y relajación durante el embarazo, puede serte de gran ayuda si al final te decides por el parto natural.

 

  • Parto a través de cesárea:  La cesárea es un tipo de parto más invasivo, puesto que conlleva una incisión quirúrgica en el abdomen de la madre (conocida como laparotomía) y en el útero. La cesárea ya era practicada hace miles de años por los romanos, como una estrategia para salvar al bebé en caso de muerte de la madre. No obstante, las razones de su uso en la actualidad son controvertidas, quedando relegado en casos donde el parto vaginal suponga alto riesgo, ya que el postparto puede presentar más complicaciones que en el resto de modalidades.

 

  • Parto con anestesia:  El parto con anestesia se ha venido realizando mayoritariamente en los últimos años, siendo escogido por muchas mujeres como una solución al dolor. La madre podrá escoger el nivel de anestesia que desee, ya sea local o epidural. La anestesia general está desaconsejada, y el uso de analgésicos así como su concentración, dependerá de la madre. Según los últimos informes, no hay datos que evidencien que el uso de anestesia aumente el riesgo de recurrir a una cesárea.

 

  • Parto bajo el agua: Aunque el parto bajo el agua esté considerado como una de las alternativas más modernas, esta técnica posee miles de años de antigüedad y era una modalidad muy utilizada entre las mujeres de Oriente, Oceanía y la Amazonia, entre otras. Aunque en España resulte anecdótico, ya hay centros hospitalarios autorizados para practicar este tipo de parto. Una modalidad cada vez más extendida en Europa. La madre se encuentra totalmente relajada en el agua caliente a unos 37ºC. El contacto es más íntimo y el riesgo de desgarros y lesiones se minimiza, ya que el ambiente favorece la dilatación y elasticidad de los tejidos.

 

Ahora que ya conoces los distintos tipos de parto, ¿por cuál de ellos te decidirías?

Si tienes más dudas, te invitamos a que consultes nuestro artículo, Preguntas frecuentes sobre las pruebas de embarazo caseras 

 

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)