Visita nuestro archivo

¿Aún desconoces la composición de la leche materna? Las ventajas de la lactación natural frente la artificial son evidentes ¿pero cuál es la razón de ello?

Desde tiempos inmemoriales se viene asumiendo las múltiples ventajas de la lactación natural, de forma que en los casos en los que ésta no era posible, se intentaba buscar un sustituto lo más parecido posible a la composición de la leche materna.

De esta forma, aunque los antiguos no conocían los componentes exactos, sí podían apreciar que los niños alimentados bajo este método crecían mejor.

 

10 ventajas de la leche materna sobre otro tipo de lactación

    1. La composición de la leche materna se encuentra mejor adaptada al grado de madurez de los órganos y procesos digestivos del recién nacido. Así mismo, el 100% de la leche materna puede digerirse y absorberse obteniéndose el máximo rendimiento en el proceso.
    2. La concentración y el perfil de los aminoácidos, en concreto de la caseína, se encuentra en una proporción más adecuada, para conseguir el óptimo crecimiento.
    3. Cabe destacar, que el sistema renal del recién nacido todavía se encuentra en desarrollo. De esta forma, la composición de la leche materna gracias a su contenido reducido en minerales y proteínas, permitirá que el riñón trabaje óptimamente sin sobrecargarse.
    4. La leche materna contiene una enzima (conocida como lipasa) que facilita la absorción y la digestión de la grasa, así como un tipo de triglicéridos y ácidos grasos que resultan más digestivos para el bebé.
    5. El niño que recibe lactación natural se encuentra más protegido frente a infecciones durante los primeros meses de vida. Y es que la leche materna presenta una serie de células inmunitarias (como linfocitos, neutrófilos y macrófagos), anticuerpos, y proteínas bactericidas como la lisozima, que favorecen el desarrollo de la microbiota normal del intestino e impiden el crecimiento de microorganismos perjudiciales.
    6. Los niños alimentados con leche materna presentan un menor índice de alergias. Y es que ésta, contiene una proteína conocida como lactoglobulina alfa que no presenta reactividad para el sistema inmunitario del niño, frente a la lactoglobulina beta de la leche de vaca, que sí lo es.
    7. El contenido en vitaminas A, E y C es superior en la composición de la leche materna frente a la leche de vaca. Estas vitaminas son importantes para el desarrollo del metabolismo energético del neonato y la división celular.
    8. Aunque la concentración de nutrientes en las leches de iniciación son mayores a la materna, esto se debe a que la disponibilidad de los mismos es inferior en el producto artificial, siendo necesario aumentar la cantidad  para obtener el mismo resultado.
    9. En el recién nacido, la actividad del páncreas es inferior a la normal, ya que el órgano se encuentra todavía en desarrollo. Sin embargo, el tipo de proteínas de la leche facilita la digestión disminuyendo los gases y la regurgitación.
    10. Y finalmente, además de que la leche materna resulta más económica, con la lactación natural, ¡la temperatura de la leche siempre será la adecuada!

 

Josiah John Samoff. Imagen con licencia Creative Commons de  timsamoff.

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)